Valora este artículo

Estas dos últimas semanas hemos estado muy expectantes ante la decisión que tenía que tomar el Tribunal Supremo en lo que se refiere al impuesto de Actos Jurídicos Documentados, o lo que es lo mismo, el impuesto de la hipotecas.

Tras dos días de debate, y de una manera muy ajustada (15 votos a 13), el Tribunal Supremo ha fallado en favor de los bancos. De esta forma, tendrán que seguir siendo los clientes los que hagan frente al pago de este gravamen.

Sin tener en cuenta la resolución final, la cual nos parece muy desfavorable y que deja muy desprotegidos a los consumidores, la forma de proceder del Tribunal ha sido “bochornosa”.

Todo comenzó el 18 de octubre, cuando el Tribunal Supremo notificó la primera de las tres sentencias que suponían un cambio de jurisprudencia en favor de los clientes, de manera que serían las entidades bancarias las encargadas de pagar el impuesto de las hipotecas.

El lunes 22 de octubre, compareció en rueda de prensa el presidente del Tribunal Supremo (Carlos Lesmes) para anunciar que se analizarían los efectos de las tres sentencias que obligaban a pagar el impuesto de las hipotecas a la banca el día 5 de noviembre.

A pesar de que las sentencias ya eran firmes (“Sentencia que, por estar confirmada, por no ser apelable o por haberla consentido las partes, causa ejecutoria”), se decidió llevar a debate en pleno jurisdiccional.

En un principio parecía muy improbable el cambio de criterio de los magistrados en cuanto a las sentencias anteriores, ya que el objetivo prioritario (en un principio) era establecer a qué hipotecas afectaría y desde qué momento en el tiempo.

Con la incertidumbre de que iba a pasar, llegó el 5 de noviembre, y tras dos días de debate entre los 28 magistrados, la resolución fue que el pago del impuesto de las hipotecas deberá ser pagado por los clientes.

Las críticas a la resolución no se hicieron esperar por parte de la sociedad, y desde organizaciones como OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) tildan la resolución como “bochornosa” y pone en cuestión la independencia del poder judicial frente a la banca.

Así, esta situación puede haber afectado, según la OCU, a más de 12 millones de familias en España. Por eso, pide la dimisión del presidente del Tribunal Supremo por la pésima gestión de este proceso.

Al día siguiente del fallo en favor de la banca por parte del Tribunal Supremo, compareció en rueda de prensa el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, anunciando un cambio en la ley para que sean los bancos los que paguen finalmente el impuesto de las hipotecas, ya que son los que están haciendo el negocio.

El problema de este anuncio es la no retroactividad de la norma, por lo que la banca no devolvería ninguno de los pagos efectuados por los clientes en los años anteriores.

La única opción que queda para intentar revertir la sentencia, y que los hipotecados puedan recuperar ese dinero, es confiar en que el Tribunal de Justicia Europeo la corrija, como ya pasase con las cláusulas suelo.

Desde Defendo Abogados queremos dejar constancia de nuestro total desacuerdo con la decisión final tomada por el Tribunal Supremo, la cual deja desprotegidos a los clientes frente a los bancos e incrementa la desconfianza en el poder judicial por parte de la sociedad.

Nosotros seguiremos trabajando para defender a nuestro clientes frente a todas las injusticias de la banca y continuar, aún más si cabe, con nuestra #GuerraALosBancos. Si tienes cualquier duda sobre tu hipoteca, no dudes en contactar con nosotros.

 

¡PODEMOS AYUDARTE!

Categorías: Bancos y Cajas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *