“Quiero ayudar a otras familias”

 

Con mi caso quiero servir de ejemplo a otras familias. Hay esperanza, aunque tengas fecha de desahucio”. El que habla al otro lado del teléfono es Jesús Gutiérrez desde Santander, al que le ha cambiado la vida. Su voz lo demuestra. Y es que en la cruzada contra los bancos, historias como ésta hacen que nuestro trabajo merezca la pena. Jesús dejó de pagar la hipoteca al quedarse en el paro. Su intención siempre fue retomar esos pagos, pero desde la entidad reaccionaron de modo inflexible: si no abonaba cada mes, le desahuciaban. Pero todo cambió cuando contactó con nosotros.

UNA MIRADA ATRÁS

Jesús firmó su hipoteca con el banco portugués “Primus”, especializado en hipotecas a largo plazo. Al igual que muchos de nuestros clientes, no recibió llamadas del banco durante el proceso. “Era yo quien trataba de llegar a un acuerdo y la entidad me dijo que ya había disfrutado mucho de mi casa. Creo recordar hasta tres fechas de desahucio. Fue algo horrible”, cuenta Jesús emocionado.
En este arduo proceso, pensó varias veces que iba a perder su vivienda. Los esfuerzos parecían inútiles mientras trataba de conservar su casa de toda la vida, en la que vivieron también sus abuelos. El procedimiento de ejecución hipotecaria se inició en 2010 pero no fue hasta el año 2014 cuando Jesús contactó con nosotros para retomar la defensa de su causa.
Os conocí a través de Internet. Faltaban sólo cuatro días para mi última fecha de desahucio y no podía ni dormir. Empecé a buscar en Google de manera desesperada. No tenía más oportunidades”, relata Jesús. “Tengo a mi carga a dos sobrinos y a mi madre. Me veía ya en la calle pero Armando y Placi, de “Defendo Abogados” se volcaron con mi caso desde el primer minuto. Son dos excelentes profesionales pero sobre todo buenas personas. Me dijeron que no me preocupara, que iban a pelear por mi casa. No quería hacerme ilusiones pero tenían tanta fe que empecé a albergar esperanzas. Y entonces, ocurrió el milagro”.

UN CASO DE ÉXITO

Defendo Abogados consiguió que se declarase nula la cláusula de vencimiento anticipado. Esto permitió que se archivase el procedimiento de ejecución hipotecaria y que el banco no pueda volver a iniciar un nuevo desahucio hasta el vencimiento de la hipoteca.
No negamos la dureza de estos casos, en los que en muchas ocasiones se produce implicación emocional. Al final te encuentras con cantidad de familias con hijos, que por la crisis no han podido hacer frente al pago de la hipoteca, y ves que pueden quedarse en la calle, y encima con una cantidad de deuda muy importante. Por eso intentamos dar un trato muy cercano. El caso de Jesús es de los que más nos ha llegado, por su situación familiar.
Los clientes son siempre los más perjudicados. El rescate a las entidades financieras tendría que haber estado destinado a ayudar a familias afectadas por la crisis, sin embargo, la parte débil siempre es el cliente. Este tipo de sentencias son de gran importancia, ya que hay miles de familias afectadas que podrían evitar su ejecución hipotecaria y poder defenderse ante las entidades financieras.
El equipo de profesionales que coordinamos trabajan cada caso en particular, y lo hacen estudiando a fondo el procedimiento de cada cliente y buscando las cláusulas abusivas que las entidades financieras han firmado en sus hipotecas. Solamente gracias a esta meticulosa labor se consiguen sentencias de este tipo.
Por suerte, parece que las cosas están empezando a cambiar. Hasta hace poco tiempo las entidades han actuado a sus anchas y sin ninguna sensibilidad. Sin embargo, las recientes sentencias procedentes del Tribunal Europeo, como la de Jesús, están facilitando mucho nuestro trabajo.
Pensamos que los clientes van a tener que seguir peleando en los tribunales, porque lo que estamos viendo es que a la banca le cuesta admitir estas derrotas y, sobre todo, les cuesta admitir que en sus escrituras de préstamos hipotecarios hay cláusulas abusivas.
Tras el éxito de las negociaciones, Jesús ya puede vivir tranquilo en su hogar. “Mi familia está feliz de que se haya solucionado el problema. Espero que mi caso sirva a otras familias. Recomiendo a todos los que estén pasando por algo similar que se informen. Jamás olvidaré lo que  habéis hecho por mi familia


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *